Desde 1697

Se tiene constancia ya en 1697 de la existencia del horno Ca’n Frasquet, en la calle Soledad de Palma. En 1704 se incendió el local en la víspera de Navidad.

Por otra parte, en la calle D’en Brossa, esquina d’Orfila, estaba ubicada la confitería Ca’n Prohassi, cuyo local adquirió la familia Frasquet para trasladar allí su negocio a mediados del siglo XVIII.

El horno de Ca’n Prohassi tenía como símbolo una cabeza de Serafín, que la familia Frasquet ha mantenido como emblema de su establecimiento hasta nuestros días.

cuarto embetumat can frasquet
Tradición innovadora

A finales del siglo XIX, el Sr. José Casasayas y Casajoana, que había entrado a trabajar en el horno como oficial confitero, adquirió el negocio, dado que el Sr. Frasquet no tuvo descendencia.

Tras el cambio de propietarios, se mantiene la tradición pastelera, con la colaboración del Sr. Jordi Casasayas elaborando los productos estrella, como el tan apreciado “cuarto embetumat”.

Un toque especial Fusión mediterránea

Hoy Can Frasquet se distingue por su concepto de Bistró, que permite disfrutar de diferentes ambientes según la hora del día: desayunos, meriendas, almuerzos, cenas y copas.

Una fusión que se traslada a la cocina, combinando la cocina francesa con el sabor mallorquín y mediterráneo.

Frasquito Negret